SETAS EN VALDERROBRES

Ya han llegado las primeras setas a los bosques del Matarranya y en Hotel el Salt ya puedes disfrutar de uno de los platos más típicos de nuestra cocina. Los Rovellons o níscalos son una de las setas más conocidas en buena parte del país y de las más buscadas por aquellos que llenan nuestros ...

Leer más →
Ya han llegado las primeras setas a los bosques del Matarranya y en Hotel el Salt ya puedes disfrutar de uno de los platos más típicos de nuestra cocina.

Los Rovellons o níscalos son una de las setas más conocidas en buena parte del país y de las más buscadas por aquellos que llenan nuestros bosques.

Estas setas se cocinan a la brasa, a la plancha o como condimento de nuestras mejores carnes o mezcladas con la pasta.

En la concina de Hotel el Salt te preparamos los mejores rovellones y de la forma más tradicional para que disfrutes de este auténtico manjar.

Nombre común o vulgar: Níscalos, Níscalo, Rovellón, Rovellons, Mízcalo

Nombre científico o latino: Lactarius deliciosus

Es una de las setas más populares y comunes en toda España.

El sombrero mide de 5 a 15 cm de diámetro, primero convexo, después extendido y finalmente deprimido.

El margen es involuto, sobre todo en los ejemplares jóvenes.

La cutícula es lisa y de color naranja, con zonas rojizas. A veces se mancha de verde, sobre todo si se han producido heridas.

Láminas decurrentes, de color anaranjado que pueden mancharse de verde.

Esporada de color blanco crema.

Pie corto, de 3-5 x 1-3 cm, cilíndrico, de color blanco debido a una pruína blanquecina que lo recubre, excepto en unas pequeñas depresiones de color naranja vivo, llamadas escrobículas.

Carne granulosa y compacta, blanquecina hacia el centro y de color naranja hacia la periferia.

Usos culinarios:

Carne suculenta.

Utilizar sólo el sombrero.

Cocinar a la parrilla (a la brasa) o prepararla íntegra en la sartén con perejil.

La carne, de consistencia poco fibrosa, se resquebraja fácilmente durante la cocción, sobre todo si es prolongada, tendiendo a convertirse en una pasta poco apetecible.

Tiene un sabor suavemente amargo.

También se conserva en sal para utilizarlo fuera de temporada en la elaboración de los típicos guisos de carne con setas.